15 respuestas a 15 preguntas

Equipo Daterra Coffee

"Nuestros principios están presentes en cada grano de café que producimos"

Equipo de Daterra Coffee del origen cafetalero Brasil

El Equipo Daterra Coffee

Daterra está formada por un gran equipo de personas enamoradas del café.
Luís Norberto Pascoal es el fundador y presidente de Daterra. Es un emprendedor que dirige varios negocios en Brasil y que encontró en el café la combinación perfecta entre producir una calidad sobresaliente y desarrollar un producto verdaderamente sostenible. Luís cuenta con un equipo de más de 400 personas, que dedican su tiempo y talento para producir cafés que destacan no solo por su sabor, sino por los valores y principios que llevan dentro.

¿Por qué os dedicáis a la caficultura?

Daterra nació como un proyecto de agricultura regenerativa. Un modelo de negocio agrícola que realmente podría equilibrar la ecuación de retribuir al planeta y al medio ambiente, desarrollando a las personas y la comunidad al mismo tiempo, siendo una actividad económicamente viable.
Probamos muchos productos diferentes en nuestros primeros años investigando negocios agrícolas. Producíamos pinos, ganado, frutas varias, leche… Finalmente probamos el café y fue entonces cuando encontramos el producto ideal para seguir este proyecto soñado.
El café es una planta perenne y para su cultivo correcto cuidar el entorno que lo rodea es la clave para el éxito. Cuando empezamos con el proyecto, el café de especialidad era algo muy nuevo, pero se empezaba a hablar de él en el mercado así que vimos la idea de producir café de especialidad como una forma de diferenciarnos y producir un producto de calidad que valiera más que sólo producir un producto básico, permitiéndonos no depender tanto de la volatilidad del mercado.
Cuanto más estudiamos e investigamos el café, más nos enamoramos de él. Nos detuvimos con la producción de  todos los demás productos agrícolas, frutas, ganado, etc. y seguimos haciendo café, para que pudiéramos ser especialistas en eso.
Bueno, el resto de la historia habla por sí sola.

¿Cuánto tiempo hace que trabajáis en la producción de café?

Hace 35 años, fue entonces cuando se inició todo el proyecto.

¿Cuál es la parte más satisfactoria de vuestro trabajo?

Hay muchos momentos satisfactorios en nuestro trabajo, el café es una industria apasionante y las conexiones que nos permite hacer son muy especiales.
El café es un producto que nos permite pensar no solo en el producto, sino en el futuro, en el mundo y en las personas. Es una industria que nos desafía y nos hace pensar de manera justa y consciente. Es un privilegio y una gran responsabilidad estar en esta industria y siempre nos emociona.

Plantación de la finca Daterra en el origen cafetalero Brasil

¿Cuáles son los momentos más críticos en el proceso de producción de vuestros cafés?

Cuando se producen cafés de alta calidad, cada momento es crítico. El estudio, la investigación y la planificación son fundamentales para mapear todos los momentos críticos y así asegurarnos de que cada pieza esté en su lugar, antes de tiempo, para garantizar la mejor calidad y unas prácticas sostenibles.

¿En la cosecha qué etapa es la que consideráis más importante?

Nuevamente, hay muchas piezas importantes sobre la cosecha del café.
Uno de los principales diferenciales que tenemos en Daterra es que catamos el café antes de cosecharlo.
Cuando las diferentes áreas de la finca comienzan a madurar, en lugar de simplemente ir allí y recolectar las cerezas, enviamos especialistas al campo y ellos recolectan pequeñas muestras de las cerezas maduras. Esas muestras se llevan a nuestro laboratorio de calidad. Alli las procesamos y las secamos en un pequeño secador de muestras, luego las tostamos y catamos las muestras, es un proceso muy rápido que dura 2 días.
Justo después de catar el café, nuestro equipo de calidad decide si las cerezas de esa zona están listas para ser recolectadas, o si necesitan más tiempo para desarrollar sus sabores y dulzura.
Si nuestro equipo de calidad define que aún no está contento con el sabor, esperamos y recolectamos nuevas muestras la próxima semana. Este proceso se repite hasta que el café tenga un sabor limpio, maduro y complejo.
Ahí es cuando enviamos las máquinas recolectoras o recolectores a recoger el café.
Esto significa que NUNCA recolectamos café porque parece maduro. A veces, la cereza parece madura, pero los granos del interior aún no se han desarrollado por completo. Decidimos recolectar basándonos en el sabor de los granos.

¿Cuál es la etapa más delicada en todo el proceso de producción de los cafés?

Hay muchos procesos delicados, pero probablemente uno de los más interesantes y precisos es nuestra capacidad de separar diferentes maduraciones para crear nuestro menú.
Daterra ha desarrollado un sistema que es capaz de separar las cerezas en 8 niveles de maduración diferentes, desde las menos maduras hasta las demasiado maduras.
Cada una de esas cerezas tiene sabores ligeramente diferentes, incluso si provienen de los mismos árboles. Las cerezas rojas claras, por ejemplo, tienden a tener una acidez más brillante, con notas de frutas amarillas, mientras que las rojas más oscuras tienden a mostrar un sabor más cítrico y dulce. Las cerezas de color rojo oscuro/púrpura tendrán más notas de frutas de hueso y mucha dulzura…y así sucesivamente.
Al separar todas nuestras áreas cosechadas y todos esos diferentes niveles de maduración, imaginad la complejidad de los sabores que tenemos provenientes del campo, para que podamos elegir mezclar y combinar esos “ingredientes” para crear los diversos cafés de nuestro menú. Eso realmente también ayuda a nuestra consistencia.

Trabajadora de la finca Daterra en el origen cafetalero Brasil

¿Qué controles de calidad aplicáis a vuestros cafés en la cadena de producción?

En la finca aplicamos distintos controles de calidad en las diferentes etapas, aquí los detallamos. Controles de calidad relacionados con la calidad de la taza:

  •  Desarrollo de la maduración: Cuando las distintas zonas de la finca empiezan a madurar, enviamos especialistas al campo para comprobar la calidad y uniformidad de la maduración. Recolectan muestras de diferentes puntos de cada mini-finca, en diferentes partes de cada cafeto -parte superior, media e inferior de los árboles-, esas muestras se llevan al laboratorio, y contamos cuantas cerezas hay en diferentes maduraciones y su porcentaje.
  •  Degustación de maduración: como se explicó anteriormente, cuando el área se ve lista para ser recolectada, es hora de probar el café y verificar si realmente está listo según su sabor. En lugar de simplemente ir allí y recolectar las cerezas, enviamos especialistas al campo y ellos recogen pequeñas muestras de las cerezas maduras. Esas muestras se llevan a nuestro laboratorio de calidad, las procesamos y las secamos en un pequeño secador de muestras, después las tostamos y catamos la muestra, es un proceso muy rápido que toma 2 días. Justo después de probar el café, nuestro equipo de calidad decide si las cerezas de esa zona están listas para ser recolectadas, o si necesitan más tiempo para desarrollar sus sabores y su dulzura.Si nuestro equipo de calidad define que aún no está contento con el sabor, esperamos y recogemos nuevas muestras la siguiente semana. Este proceso se repite hasta que el café tenga un sabor limpio, maduro y complejo. Ahí es cuando enviamos las máquinas recolectoras o a los recolectores a recoger el café. Esto significa que NUNCA cosechamos café porque parece maduro. A veces, la cereza parece madura, pero los granos del interior aún no se han desarrollado por completo. Decidimos cosechar basándonos en el sabor de los granos.
  • Secado: Después de la recolección y el procesamiento, el nivel de humedad se verifica repetidamente para asegurar que sea el correcto.
  • Después del secado: Todos los lotes se catan, es entonces cuando empezamos a tener una idea más clara de la calidad y el perfil de sabor de cada lote. Se asignan descriptores y puntajes, para que luego se pueda diseñar el menú.
  • Después de reposar: Una vez los lotes de café reposan en los silos por al menos 40 días, se vuelve a catar el café. Es entonces cuando el café representa mejor sus características, aunque no esté procesado.
  • Beneficio seco: El café pasa al beneficio seco, donde será seleccionado para eliminar los defectos físicos. Cada vez que el lote de café pasa por toda la maquinaria -clasificación por criba, clasificación por densidad, clasificadoras electrónicas, etc.-, el café pasa a nuestro laboratorio de calidad para su análisis. Clasificamos el café por defectos, si el conteo de defectos no es correcto para ese café específico, regresa a las máquinas clasificadoras y se recolectan nuevas muestras para su análisis.
    Este proceso se repite muchas veces, hasta que el café esté de acuerdo con los estándares de defectos.
  • Lotes: Cuando los lotes de café que se encuentran en el estándar de defectos correcto, son catados para su asignación final al menú.
  • Muestras: Si el café es correcto en sabor,  y de acuerdo a nuestro menú, nuestro equipo de producción envía una muestra de este lote a nuestro Laboratorio de Calidad “Atelie do Café”, allí van a clasificar y verificar el conteo de defectos y el sabor para ver si coincide con nuestro menú.

Si el café está bien, el café está listo para ser empacado.

Cuando llega el momento de vender o entregar café, ocurren nuevos puntos de control de calidad:

  • Cada vez que un cliente solicita muestras tipo o muestras previas al envío, nuestro equipo de Quality Lab “Atelie do Café” recibe muestras del mismo café de nuestro equipo de producción. Ellos evalúan el café para verificar si tiene el nivel de calidad adecuado, antes de enviar nuestra muestra al cliente.
  • Cuando el café está a punto de salir de la finca, nuevamente tomamos una muestra del lote que va a salir de la finca y la enviamos a nuestro Laboratorio de Calidad “Atelie do Café”, para asegurarnos de que el café sale de acuerdo con el estándar.

Es un proceso de control muy complejo para asegurarse de que todo esté de acuerdo con las especificaciones y así represente la más alta calidad de nuestros cafés.

¿Con cuántos miembros cuenta vuestro equipo en el proceso de producción de vuestros cafés?

En el proceso de producción de nuestros cafés, incluyendo todos los pasos y etapas, desde el vivero, la siembra, la fertilización, la cosecha, el procesamiento húmedo, el beneficio seco… Trabajan unas 400 personas.

¿Cómo es la cultura cafetera de vuestra región?

Cerrado Mineiro es un área productora de café muy grande y relevante en Brasil.
El café también es muy importante para nuestra economía, alrededor del 80% del PIB de la región donde estamos ubicados está relacionado con el café.
La cultura del café en Cerrado Mineiro es muy innovadora y progresista. Es probablemente la única región del mundo con la mayor cantidad de tecnología aplicada a la producción de café.
Cultivamos café en mesetas, por lo que las plantaciones suelen estar en superficies planas, lo que nos permite mecanizar gran parte de la producción así como aumentar la escala.
Cerrado ha sido conocido por su gran producción y eficiencia, aunque en el pasado la mayoría de las veces esta producción no estaba relacionada con la calidad, pero esto ha cambiado.
Los productores de Cerrado Mineiro realmente están invirtiendo MUCHO en calidad, mejorando sus estructuras y haciendo una calidad sobresaliente. De hecho, la región ha ganado mucha atención en todo el mundo en los últimos años.
Siempre creímos en Cerrado Mineiro y en su capacidad para producir tazas sorprendentes.
¡Nos alegra ver que la nueva generación de caficultores que viene también tiene esa visión!

¿ Qué significa sostenibilidad para vosotros?

¡Esta es una pregunta realmente compleja!, hay muchas cosas que juntas harán una producción sostenible de café.
Vamos a tratar de centrarnos en algunos puntos aquí:
La industria mundial del café ha recorrido un largo camino hacia el desarrollo de un mejor café.
Hemos logrado altos estándares de calidad tanto a nivel de finca como en los países consumidores, hemos aprendido a crear los sabores que amamos, a detectar los que no nos gustan y saber cómo controlarlos, aunque aún queda mucho por aprender.
Desde la perspectiva de la sostenibilidad, la industria del café ha hecho grandes esfuerzos para volverse justa. Difícilmente se encontrará en otras industrias tanta preocupación por las prácticas ambientales y el bienestar de las personas cómo se manifiesta en el café.
Aún así, algunos datos son inquietantes ya que muestran que tenemos una situación preocupante, solo hablando del sector agrícola, aquí detallamos algunos de ellos:
Alrededor del 25% del suelo del planeta ya se ha degradado, cada año se pierden 12 millones de hectáreas de suelo productivo a causa de la desertificación. La ONU-FAO calcula que nos quedan sólo unos 60 años de cosechas. La misma organización también afirma que alrededor del 70% de toda el agua que se consume en el mundo es para la agricultura, y casi la mitad se desperdicia. Si los agricultores redujeran el uso en solo un 10%, eso sería suficiente para abastecer el planeta dos veces.
La agricultura también es responsable del 13% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo, solo superada por el sector energético -generación de energía y transporte-, según el Instituto de Recursos Mundiales. Los fertilizantes del ganado y la adición de fertilizantes naturales y sintéticos representan las mayores fuentes de esas emisiones.
Volviendo al café, el instituto World Coffee Research estima que las tierras aptas para la producción de café se reducirán a la mitad para 2050 debido al cambio climático.
Si agregamos a esta ecuación otros desafíos a los que se enfrentan día a día los agricultores de todo el mundo, como menores rendimientos, sequías, aumento de costos de insumos, pago injusto, aumento de plagas y enfermedades, éxodo rural, etc. Todo eso pone en peligro no solo esta bebida que todos amamos, sino todos los alimentos que comemos.
A estas alturas, esperamos que la mayoría de las empresas de la industria del café hayan entendido y aplicado prácticas sostenibles a lo largo de toda la cadena. Aún así, ser simplemente sostenible ya no es suficiente para abordar los desafíos que se avecinan en nuestro corto futuro.

En Daterra, optamos por dar el siguiente paso: Elegimos ser Bio-Smart

  • BIO: significa todo lo que está vivo (animales, empleados, comunidad, bosques, microorganismos, etc.) y todo lo relacionado con la naturaleza para que puedan vivir una vida sana y equilibrada: cursos del agua, atmósfera, suelo, etc.
  • SMART: Es estudiar, desarrollar y aplicar nuevas soluciones creativas para hacer las cosas mejor que antes.

¿Cómo ser Bio-Smart? ¿Cómo se puede tomar algo de la tierra sin dañarlo? Es simple, lo tomamos prestado y luego, ¡lo devolvemos mejorado!
Una agricultura bio-smart significa redefinir el éxito en los negocios y en la agricultura utilizando la misma energía dedicada a hacerlos rentables, también para resolver problemas sociales y ambientales. 
Aquí os detallamos algunos cambios y puntos que tenemos en cuenta para ser Bio-Smart:

  • No se trata sólo de preservar los bosques, se trata de regenerar Biomas: Tener objetivos de regeneración, preservar más de los requisitos legales, corredores de vida silvestre, reforestación de especies autóctonas
  • No es sólo ahorrar agua, es usar el agua de manera inteligente: Riego consciente, reciclaje y reutilización de agua, almacenamiento de agua de lluvia, tratamiento de aguas residuales, protección de manantiales y cursos de agua.
  • No se trata sólo de evitar los productos químicos prohibidos, se trata de hacer un uso equilibrado que respeta a la “Bio” que respeta la vida:Barreras vegetales, control biológico de plagas, manejo integrado de plagas, manejo natural de malezas, abono orgánico
  • No es sólo se trata de  gestionar las necesidades del suelo sino de regenerarlo y mejorarlo. Por ello, elegimos profundizar en la microbiología del suelo y estudiar formas naturales e inteligentes para aumentar la biodiversidad del suelo y su actividad, aplicadas a la producción de café. En Daterra, elegimos hacerlo porque nuestra herramienta más poderosa para combatir el cambio climático y muchos desafíos ambientales que tenemos, está justo debajo de nuestros pies: el suelo. Un suelo saludable y lleno de vida puede retener agua, evitar enfermedades de las plantas, reciclar nutrientes, ayudar a fijar nitrógeno y puede retener carbono.
  • Una agricultura Bio-Smart no trata sólo de evitar las emisiones de carbono sino, cultivar el carbono, entender que el problema también puede ser la solución, solo es cuestión de equilibrio. El carbono es el componente básico de la vida y la forma en que la cultivamos nuestros alimentos. Lo podemos encontrar tanto en la atmósfera como en el suelo y estos son los pequeños cambios que podemos hacer: no labrar la tierra, adición de materia orgánica, plantar árboles, cultivos de cobertura y cultivos intercalados. La agricultura es responsable del 13% de las emisiones de gases de efecto invernadero, sólo superada por el sector energético -generación y transporte de energía-. Los gases producidos por los animales en el ganado y liberados por los fertilizantes químicos en la agricultura son las principales fuentes de estas emisiones. A lo que el café se refiere, las investigaciones indican que la tierra apta para la producción de este grano se reducirá a la mitad para el 2050, debido al cambio climático.
 
Cafetos de la finca de café verde Daterra

La verdadera sostenibilidad, sin embargo, se basa en el principio de entender que aunque somos parte del problema, como humanidad, también podemos ser parte de la solución. La agricultura puede ser uno de los aliados más poderosos en el proceso de enfriamiento del planeta, y eso incluye el cultivo del café.
Las plantas son organismos muy especiales, capaces de absorber dióxido de carbono de la atmósfera y sintetizarlo en forma de raíces, troncos, hojas, fructosa, etc. Si el carbono suelto en la atmósfera es un problema, estamos diciendo que las plantas tienen la capacidad de retener este carbono del aire y devolverlo al suelo, donde el carbono significa vida.
Es necesario planificar la agricultura para tener una agricultura baja en carbono a través de una menor quema de combustibles fósiles, de la reducción del uso de fertilizantes químicos, del uso de fuentes de energía limpia y de evitar la quema de cultivos viejos durante los procesos de renovación, priorizando en métodos que reincorporen plantas viejas como materia orgánica en el suelo. Una vez identificadas las fuentes de emisión y las oportunidades de reducción de emisiones en cada una de ellas, el siguiente paso se relaciona con el aumento de la retención de dióxido de carbono de la atmósfera.
La planta de café en sí ya es capaz de hacer parte del trabajo, pero se puede hacer más: la siembra de cultivos de cobertura entre hileras, o el uso de sistemas de cultivo intercalado con otros cultivos, ayudan a una mayor captura de carbono en la misma plantación. El uso de cortezas y pergaminos que de otro modo serían desechados o quemados, como abono orgánico, también devuelve importantes nutrientes y materia orgánica al suelo y la plantación.
Y no menos importante,  plantar árboles. Tal vez parezca  la solución más obvia -pero también es la más subestimada-, plantar árboles es, con diferencia, la mejor manera de revertir la crisis climática.
El Foro Económico Mundial (WEF) anunció que el mundo debe plantar 1 billón de árboles para 2030 para mitigar los efectos del cambio climático.
En la industria del café, los productores pueden optar por plantar más árboles nativos en sus propiedades. Esto refresca y mejora el microclima de sus fincas, mejora la calidad de su suelo, atrae una mayor biodiversidad a sus tierras e incluso puede atraer más lluvia y disponibilidad de agua. Si hay algún inconveniente en plantar árboles, el planeta Tierra lo desconoce.
Los tostadores, compradores y amantes del café también pueden responsabilizarse de la solución, al verificar que el café provenga de estas fincas sostenibles, mientras buscan reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en su etapa de la cadena.
La agricultura debe ser un instrumento para la construcción de la sociedad, sin dañar potencialmente la tierra. Debe dar oportunidades dignificantes a las personas en el campo, para que pueda atraer a las nuevas generaciones talentosas que creen en actividades económicas éticas, alineadas a sus propósitos.
En Daterra Coffee, más que “producir el mejor café del mundo, queremos producir café para un mundo mejor”. Necesitamos una agricultura regenerativa – por ello, necesitamos una agricultura Bio-Smart, además, también creemos que la investigación y el conocimiento científico son sostenibilidad.
La producción sostenible es un compromiso permanente y perenne, al igual que la definición de la propia sostenibilidad.
El desarrollo del conocimiento y las nuevas tecnologías es lo que hará que sigamos tomándonos nuestra taza de café. Los desafíos existentes son grandes y todos los días surgen nuevos.
Necesitamos pensar en cómo producir café en condiciones climáticas cada vez más desafiantes en el futuro. Varios institutos de investigación en todo el mundo dedican sus estudios a desarrollar nuevas genéticas y variedades de café que sean más capaces de soportar altas temperaturas, períodos más prolongados de sequía,  plagas y enfermedades que pueden volverse más recurrentes en estos climas.
También es necesario desarrollar nuevas técnicas y tecnologías para producir más café, pero de forma más natural y menos dependiente de productos químicos. Con el conocimiento que tenemos hoy, si renunciamos totalmente a estos productos, el mercado se colapsará y no tendremos café disponible para todos.
Hay oportunidades para desarrollar una gama de tecnologías, automatización, sensores digitales y robótica aplicada a la caficultura, para que produzcamos más café, usando menos agua, menos energía, menos químicos y menos recursos naturales. La agricultura puede ser más conectada y bio-regenerativa.
Daterra invierte MUCHO en investigación cada año, decimos que somos un laboratorio de investigación que al final produce café (risas). Y realmente, eso es lo que nos mantendrá produciendo café en el futuro.
Igual que el mundo, el café está en constante movimiento, ya sea en fincas, en tostaderos  o en cafeterías de todo el mundo, los seres humanos siempre están pensando en nuevas formas de crear café.

Finca Daterra del origen cafetalero Brasil

¿Cómo creéis que será el futuro en las fincas productoras de café?

Creemos  y esperamos, que en el futuro, los agricultores tendrán más y más conocimientos sobre la producción de café y la administración de las fincas. Esto les ayudará a administrar mejor sus negocios, a poder cotizar mejor su café y a replicar los resultados de calidad deseables de manera más consistente, para que realmente puedan asumir un papel protagonista en la industria del café y también en sus propias vidas.
Creemos que cada vez habrá más tecnología disponible en el campo y eso permitirá tomar decisiones más precisas, que permitirán a los agricultores ser más eficientes en la corrección de problemas en los cultivos.
Drones, sensores y diferentes equipos podrán dar información justo a tiempo, la  agricultura de precisión será una realidad y eso permitirá menores costes de producción, mejor control de plagas, enfermedades… lo que reducirá el uso de químicos y finalmente, mejorará la calidad.
Creemos que, lamentablemente, el cambio climático será un desafío mayor. Eso requerirá que los agricultores inviertan en variedades genéticas de café que sean más resistentes a las altas temperaturas a la sequía, etc. 
Los institutos de investigación tendrán que concentrarse en desarrollar esas variedades sin sacrificar la calidad. Esto ya está sucediendo en este momento y no vemos que retroceda a corto plazo.
Pensamos que cada vez habrá menos mano de obra disponible en el campo. Las personas priorizarán trabajar en puestos laborales menos manuales o rudo, trabajar en fincas cafetaleras no es fácil. La mecanización y la tecnología serán cada vez más vitales para la continuidad de la producción de café.

¿Qué información os gustaría recibir de vuestros cafés por parte de los tostadores?

Siempre estamos encantados de ver las diferentes  interpretaciones de nuestros granos de café, de la mano de diferentes tostadores de todo el mundo.
¡Es genial probar nuestros cafés tostados por ellos y ver que amplias y que diversas son las posibilidades en el café!
Cada tostador que trabaja con nuestros granos, marca su propio estilo y carácter a nuestro café, es entonces cuando nuestro trabajo y nuestra pasión se fusiona con la de ellos, degustar nuestros cafés tostados por los tostadores siempre es mágico.

¿Qué parte social es la que más os preocupa en el sector?

La volatilidad en los precios del café siempre representa un gran desafío en esta la industria. A veces, el precio del café es tan bajo que los pequeños productores no pueden soportar invertir en sus negocios o, en algunos casos, apenas se ganan la vida.
En otros momentos, los precios del café son tan altos que los tostadores, los minoristas de café, las cafeterías y todos en el mundo consumidor luchan por trasladar esos aumentos a los clientes finales.
La industria ha recorrido un largo camino y creemos que ya es hora de idear mejores sistemas de fijación de precios para el café que no dependan del modelo de este producto frágil y volátil

¿En qué se diferencia vuestra finca de otras de la misma región?

Supongo que ya hemos tocado este tema en muchas de nuestras respuestas anteriores, pero en general podríamos decir:

  • Daterra no es sostenible porque el mercado lo exige, o porque queda bien que lo digamos, nacimos para serlo, pensamos en la mejor manera y en la más sostenible de hacer nuestro trabajo todo el tiempo. La sostenibilidad es lo primero para nosotros.
  • Daterra es una finca grande, pero diseñamos cada pieza de nuestro proceso de producción para hacer la más alta calidad. La escala nunca ha sido un desafío para nosotros en términos de perturbar nuestra calidad, porque investigamos, estudiamos y planificamos cómo podrían existir esas dos cosas y hemos invertido muchos recursos para hacerlo. Entonces sí, somos una finca grande, con plantaciones planas, en una región altamente mecanizada, pero elegimos trabajar con la tecnología a nuestro favor para hacer una calidad de una manera que no se creería posible.

¿Cuál es vuestro sueño cafetero?

Soñamos que el café seguirá creciendo de manera justa y sostenible en todo el mundo,  que permitirá condiciones para que los campesinos tengan acceso a la educación y al buen vivir.
Soñamos que el café será un ejemplo para otras industrias de que sí es posible desarrollar actividades económicamente viables siendo totalmente sostenibles, regenerando el medio ambiente y creando condiciones para el desarrollo humano.

Publicaciones de nuestro blog cafetero

I+D Proyecto Etiopía

Nueva técnica de fermentación en Sidamo,Etiopía

En 2019 realizamos en Etiopía un cambio de técnicas de producción con fermentaciones anaeróbicas, combinadas y varias técnicas de secado. Tres años después Daye Bensa ha conseguido una puntuación de 90,25 SCA gracias a las nuevas técnicas aplicadas.

Leer más